Mas quiero abrir que cerrar. Cerrajero + Iglesias

Cartel

En esta exposición, la Galería Liebre presenta la última obra de dos de sus artistas más enigmáticos, Juan Luis Cerrajero y Assaf Iglesias.


Presentamos simultáneamente dos propuestas que tras la evidente diferencia formal, y procesual, comparten como elemento protagonista absoluto el reino de lo fantasmagórico y surreal. Creación en estado puro. Imaginación, ascetismo y misterio nos trasladan a evocadoras atmósferas y simbólicos relatos.

Puedes ver aquí el texto que ha escrito el filósofo y crítico Ignacio Castro Rey sobre su obra expuesta en Liebre.

En la obra de Juan Luis Cerrajero (Madrid 1971) la realidad se relaciona constantemente con ideas, imágenes y representaciones surgidas del inconsciente y se generan nuevas formas emblemáticas que se formalizan en la obra.
Todo surge de lo irracional, de forma inesperada, un flujo creativo capaz de originar secuencias etéreas, conmovedoras y delicadas. Indaga en su propio inconsciente de forma obsesiva, perturbadora.
Puedes ver aquí el texto que ha escrito el filósofo y crítico Ignacio Castro Rey sobre su obra expuesta en Liebre.

La propuesta que nos hace Assaf Iglesias (Oviedo 1972), escarba en la precisión, acentuando el virtuosismo y la preocupación por las consecuencias, exhibiendo los restos de un imaginario que remite a relatos entre la fantasía y lo real.
A diferencia de Cerrajero, las atmósferas grisáceas y los delicados dibujos de Iglesias no surgen de lo inesperado; la técnica sirve de unión entre el concepto y el resultado. Sus imágenes quedan impregnadas de irrealidad, expandiendo las imágenes con historias subjetivas, trasladando al espectador la competencia de entrar en su personal visión del mundo que nos rodea.

En ambos casos, al terminar una pieza, el autor simplemente la abandona, se aleja de ella, para que otros puedan acercarse, verla y, de alguna forma, acabarla, dejándose guiar por la propia obra, que deja paso a un sinfín de sensaciones e interpretaciones.